La radiofrecuencia es la aplicación de ondas electromagnéticas, que producen calor en el tejido donde se aplica, y esto lleva a una necrosis o muerte celular. El organismo reacciona ante esta necrosis absorbiendo este tejido, por ello los tumores en los que se aplican reducen su volumen.

La técnica de radiofrecuencia se utiliza desde la década de los 90 en tumores hepáticos y en tumores de tiroides. En la actualidad, la radiofrecuencia es la primera línea de tratamiento que se utiliza en el cáncer de hígado, por delante de la cirugía. Cada vez menos cirujanos tienen que intervenir sobre el tiroides, con los riesgos que la cirugía conlleva en este órgano, porque la radiofrecuencia consigue tratar con éxito muchos de los tumores tiroideos.

La utilización de la radiofrecuencia para el tratamiento de los miomas es más reciente. Hace 10 años se empezó a utilizar, no por vía vaginal, por especialistas italianos, que utilizaban esta técnica durante la cirugía que realizaban, precisamente porque no podían extirpar algunos miomas que se encontraban inaccesibles. Todos los estudios publicados hasta ahora demuestran que los miomas reducen entre un 60 y un 70% su volumen al año de la aplicación de la radiofrecuencia.

En el cáncer de mama, la radiofrecuencia se está utilizando actualmente después de la extirpación del cáncer de mama para evitar la necesidad de radioterapia posterior y las recidivas.

¿POR QUÉ TRATAR LOS MIOMAS MEDIANTE RADIOFRECUENCIA?

La ABLACIÓN DE MIOMAS POR RADIOFRECUENCIA puede hacerse en casi todos los miomas. En algunos casos, la técnica de radiofrecuencia está más indicada que la cirugía por alguna de estas razones:

  • Porque el/los miomas sean inaccesibles a través de ninguna vía quirúrgica.

  • Porque el mioma se presente en una mujer está en edad fértil, sobre todo si está creciendo. En estos casos, la radiofrecuencia se realiza de forma preventiva, antes de que el mioma le provoque problemas para tener hijos o algún otro síntoma.

  • Porque la mujer haya sido intervenida previamente y no sea aconsejable realizar más cicatrices uterinas.

  • Porque la cirugía del mioma suponga un alto riesgo de perder el útero

  • Porque la mujer no acepte la cirugía, o ésta esté contraindicada por algún problema de salud. En estos casos la radiofrecuencia puede hacerse siempre que sea técnicamente posible.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE LA RADIOFRECUENCIA SOBRE LA CIRUGÍA?

– No requiere hospitalización

– La tasa de complicaciones es menor

– La recuperación es muy rápida, en 2 días puedes hacer una vida normal.

– No deja cicatriz en abdomen

– No deja cicatriz en el útero, por lo que no afecta a la fertilidad.

– Permite buscar embarazo muy pronto.

– Disminuye la probabilidad de cesárea posterior.

– Preserva el útero

¿CÓMO SE REALIZA LA TÉCNICA?

La técnica se realiza por vía vaginal, a través de un electrodo que tiene forma de aguja, y que se introduce dentro del mioma a través de la vagina.

Para realizar la técnica la paciente debe ser sedada en quirófano. La técnica no conlleva hospitalización, solo requiere una estancia de 2-3 horas en el hospital. La paciente es dada de alta el mismo día en que se realiza la técnica y puede hacer su vida normal a los dos días de la radiofrecuencia.

EL tratamiento del mioma por radiofrecuencia es un tratamiento mínimamente invasivo, que actúa directamente en el interior del mioma, a través de una aguja muy fina, que se introduce a través de la vagina, produciendo necrosis en el interior del mioma, sin dañar el tejido sano que lo rodea. Este tejido necrótico será absorbido por el organismo, y es la razón por la que el volumen del mioma se irá reduciendo.

¿POR QUÉ EN CAREMUJER?

CAREMUJER cuenta con una Unidad Especializada en Miomas. Los profesionales de nuestra Unidad, liderados por la Dra. Rey, son los de mayor experiencia en cirugía laparoscópica, y los que están a la vanguardia en el estudio y desarrollo de las técnicas no quirúrgicas.

Es la clínica con mayor experiencia y conocimiento de la técnica de radiofrecuencia.

La técnica de Ablación de miomas por radiofrecuencia no es fácil de realizar por cualquier ginecólogo. Se requiere bastante capacidad y habilidad en cirugía y manejo ecográfico, mucha formación y aún más importante, muchísima experiencia.

No sólo es necesario saber realizar la técnica correctamente para evitar complicaciones en la mayor medida posible, sino que se requiere, además, el conocimiento, derivado de la experiencia, de aquellos miomas que no deben o no pueden hacerse con esta técnica.

La Doctora Rey es pionera en esta técnica. Estudió las bases del procedimiento con los radiólogos del país más experimentados en la técnica de radiofrecuencia aplicada en el cáncer hepático y en los tumores de tiroides. Después de un amplio estudio de la técnica y de la puesta a punto de la misma en animales, la técnica se desarrolló con éxito hace 3 años. Desde entonces, la Dra. Rey aplica esta técnica a mujeres de toda España y del extranjero.

La Dra. Rey es la formadora de esta técnica a nivel internacional. Cada año recibe a más de 100 especialistas de todo el mundo para aprender esta técnica, que resulta mínimamente invasiva para el útero de la mujer y que se presenta hoy en día como única alternativa para determinados miomas inaccesibles a la cirugía.

¿PUEDO TRATAR UN MIOMA POR RADIOFRECUENCIA SI ESTOY BUSCANDO EMBARAZO?

Uno de los casos más interesantes en los que se aplica la radiofrecuencia es en aquellos miomas diagnosticados precozmente, en mujeres jóvenes, que aún no se plantean el embarazo. En estos casos, sobre todo, si el mioma está creciendo, la ablación del mioma por radiofrecuencia está indicada para prevenir que el mioma dé problemas posteriormente. El mayor porcentaje de reducción del volumen de los miomas es los miomas de entre 3 y 4 cm.

En las mujeres en los que el mioma es diagnosticado precozmente, con un tamaño pequeño, antes de la maternidad, la radiofrecuencia le prevendrá de que éste pueda provocarle problemas de fertilidad u otros síntomas.

En los casos en los que un mioma ya esté provocando problemas para la implantación embrionaria (casos de abortos de repetición, fallos de fecundación in vitro previas, etc) la radiofrecuencia también suele estar indicada de forma preferente en comparación con la cirugía. La aplicación de la radiofrecuencia reduce el volumen del mioma sin necesidad de abrir el útero para extirpar el mioma y, por tanto, sin dejar cicatriz. Este hecho hace que no interfiera en la fertilidad posterior, que la mujer pueda buscar embarazo más precozmente que cuando se realiza cirugía y disminuye la probabilidad de cesárea posterior.

Hasta hace muy poco tiempo, no se había publicado ningún estudio acerca de la fertilidad después de la aplicación de la radiofrecuencia en los miomas uterinos. Un estudio de revisión realizado por un grupo americano en este año 2017, ha mostrado que los embarazos que se han producido en mujeres en las que previamente se había realizado radiofrecuencia han sido todos normales.

Este dato está en consonancia con los datos arrojados por nuestra experiencia, que es la mayor acumulada hasta ahora. Estos resultados serán publicados por la Dra. Rey próximamente en la revista científica Journal Minimal Invasive Gynecology, De todas nuestras pacientes, el 50% de ellas estaban en búsqueda de embarazo, y de ellas, más del 50% han tenido ya embarazos normales posteriormente.